fbpx

Enloqueciendo a un Marqués

Hunter, Marqués de Aaron, tiene a la alta sociedad engañada. Exteriormente es un caballero de posición, con buenos contactos, fortuna y carisma. Interiormente, es un desastre. Su vicio –beber hasta el estupor prácticamente todos los días- casi lo asesina cuando se cruza frente a un coche de alquiler. Su salvadora, una persona como ninguna otra, es a la vista un ángel, pero con una lengua más afilada que su bastón de estoque.

Cecilia Smith desaprueba la ociosidad y el despilfarro. Si hubiese nacido varón, ya se encontraría trabajando en la firma legal de su padre. Es por esto que no se escandalizó al tener que salvar de ser atropellado a un caballero borracho, cuando iba tarde para una reunión importante en una de sus varias caridades.

Cuando sus esferas sociales coinciden, Hunter tanto se sorprende, como se asombra, de la muy capaz y muy hermosa señorita Smith. Cecilia, por otra parte, queda confundida y no poco preocupada, por sus suposiciones sobre el Marqués y sus demonios. Será imposible adivinar si estas dos personas de mundos diferentes pueden formar uno propio.